El Gobierno defiende que España es un “destino seguro” y que los rebrotes están controlándose

El Gobierno sigue negociando con el Reino Unido para intentar relajar las medidas de confinamiento impuestas para todos los viajeros procedentes de España. Y este martes, la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, aseguró que nuestro país es un “destino seguro” para los turistas y achacó el incremento en el número de casos de coronavirus en las últimas semanas a, entre otras cosas, la mayor capacidad de detección.

Así lo planteó Montero en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, en la que aseguró que la “coordinación” con las comunidades autónomas “está funcionando” y la “prueba” de ello es que “se están detectando de forma precoz todos los casos y se están activando las medidas necesarias”. “Las comunidades cuentan con los instrumentos suficientes para el control de la pandemia”, y por tanto el Gobierno no se plantea por ahora decretar un nuevo estado de alarma en territorios como Cataluña o Aragón, planteó la portavoz.

Dos turistas británicos en Barcelona

La ministra de Hacienda quiso mantener la “discreción” sobre las conversaciones con el Reino Unido. Pero insistió en que la “incidencia acumulada” de la pandemia en España es incluso menor a la británica en estos momentos, y afirmó que “se seguirán haciendo todas las gestiones necesarias, incluido a nivel de presidentes”.

Illa defiende que los rebrotes están controlados

Por su parte, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, insistió en la misma línea en que “corresponde a las comunidades un papel preeminente que consiste en detectar los brotes y aislar y vigilar los casos asociados a estos brotes”, y sostuvo que “este ejercicio de detección precoz es el que está permitiendo detectar los brotes activos”. El 70% de esos brotes, dijo Illa, tienen menos de 10 infectados, “y la mayor parte están asociados a entornos familiares, espacios de ocio nocturno y algunas laborales muy específicas como la recogida de la fruta”.

Lo cierto, no obstante, es que hay dos zonas en circunstancias mucho peores que el resto de España: Cataluña y Aragón, o más concretamente “Zaragoza y Barcelona y Lleida”. “Un 64% de los nuevos casos están referenciados a estas dos zonas”, pero “el 60% de los casos son asintomáticos, lo cual pone de manifiesto el trabajo de cribado” que se está realizando para detectar los nuevos contagios lo antes posible.

Según afirmó el ministro de Sanidad, se están realizando “entre 40.000 y 45.000 pruebas PCR diarias”, y eso implica que se detectan más casos asintomáticos y, por ende, que la edad media de los contagiados haya bajado hasta los 45 años. Illa quiso lanzar un mensaje de tranquilidad asegurando que “la presión hospitalaria sigue muy baja en nuestro país”, incluso en las zonas más afectadas por los rebrotes y afirmó que “está en torno al 1,5% de capacidad disponible”.

“Las situaciones más preocupantes se dan en Cataluña y Aragón, y allí se han tomado decisiones medidas correctas que hay que conseguir que sean efectivas y que los ciudadanos las cumplan a rajatabla”, zanjó Illa, que manifestó su “disgusto profundo” por las concentraciones multitudinarias que se produjeron en la localidad barcelonesa de Sabadell el pasado domingo para celebrar el ascenso del equipo local de fútbol a segunda división.