El mal perder del presidente

Cada vez crece más la idea de que el presidente Donald Trump está poco dispuesto a aceptar su derrota en las urnas.

“Mientras que su derrota está lejos de ser segura, lo que no es incierto es cómo Donald Trump reaccionará si pierde, especialmente si es por poco margen. Rechazará el resultado”, escribe Lawrence Douglas en su reciente libro Will He Go? Trump and the Looming Election Meltdown in 2020 (¿Adónde va él? Trump y la inminente crisis electoral).


“Parece que pretenda establecer el territorio para, potencialmente, resistirse al resultado”, según un experto





Acostumbrado a aplicar la palabra “perdedor” a los otros, Trump parece incapacitado para ser uno de ese grupo.Hace un par de semanas, en una entrevista en la cadena Fox, cuando el periodista le preguntó si aceptaría el resultado de las urnas, Trump respondió: “No voy a decir que sí”, frase que a muchos les dejó en estado de perplejidad y puso en alerta a los demócratas.





Douglas, a partir de ejemplos de la historia, explica en su trabajo los escenarios que se podrían producir en caso de que Trump no aceptará el veredicto de las urnas y la voluntad ciudadana.

Este profesor de Derecho del Amherst College argumenta en su volumen que la evidente intención del presidente Trump de conservar el cargo, independientemente de la voluntad de los votantes, no es la mejor medida del daño que ha causado al poder que tiene o que ha acumulado.

“Un autoritario más poderoso nunca se permitiría de entrada caer en una situación así. Ya habría corrompido el proceso de forma que la posibilidad de perder hubiera sido efectivamente eliminada”, sostiene.

El mensaje en su Twitter sobre un retraso de las elección, por un supuesto fraude en el voto por correo que solo se ha certificado en las teorías conspirativas, hizo pensar que las consideraciones de Douglas no son una simple hipótesis de un profesor, sino que es una idea que ha calado en la sociedad.

La senadora demócrata Kamala Harris, una de las que suenan para ir de vicepresidenta con Joe Biden, recalcó que “Trump está horrizado, sabe que perderá” el próximo 3 de noviembre.

Richard Hasen, profesor de Derecho en la Universidad de Califonia en Irvin, consideró en The Washington Post que este tuit “no es más que otro pronunciamiento del presidente para socavar la confianza en el voto, que, sin evidencias, busca deslegitimar el voto por correo”





Ari Fleisher, antiguo secretario de prensa del presidente George W. Bush, escribió en las redes sociales: “Presidente, por favor, ni si quieras pretendas meterte con esto. Es una idea dañina”.

“El tuit del presidente es más un intento (impropio y sin evidencias) para denigrar las elecciones que un verdadero planteamiento de posponerla las elecciones”, señaló Justin Levitt, profesor de Derecho Constitucional en Universidad Loyola.

Este experto insistió en que el presidente carece de autoridad para posponer las elecciones. Esto es algo que corresponde al Congreso. “Es una idea realmente alarmante”, reiteró. Y puso el dedo en la llaga.

“No hay en absoluto una sola evidencia de que existe un fraude masivo en el voto por correo. Pero parece que pretenda establecer el territorio para, potencialmente, resistirse al resultado en caso de que pierda”, apostilló.

“Nunca en la historia de Estados Unidos, ni durante la guerra civil ni en la Segunda Guerra Mundial, tuvieron éxito alguno los movimientos para retrasar unas elecciones presidenciales”,, aseguró Michae Beschloss, historiado especializado en la presidencia de Estados Unidos.

William Weld, republicano y antiguo gobernador de Massachusetts que hizo un movimiento simbólico para desafiar a Trump con unas primarias, replicó que el mensaje del presidente es un signo de que ha entrado en pánico y que ha roto amarras.





Weld es uno de muchos que han hablado públicamente de los impulsos dictatoriales de Trump. “Hay muchos muertos por la pandemia y la economía está en caída libre, ¿cual es su reacción? Retrasar las elecciones”, reflexiona en The New York Times .

“Trump ha llevado al limite muchas de las normas y tradiciones de nuestro sistema democrático. Tiene poco interés por los precedentes. Se piensa que tiene un poder que no tiene y es arbitrario al ejercerlo, o imprudente. ¿Es de extrañar que mucha gente esté preocupada por la circunstancia de que si pierde las elecciones no deje su cargo?”, se planteó Larry Sabato, historiador de la Universidad de Virginia.


¿Joe Biden tiene posibilidades de derrotar a Trump?







Total votos: 0






Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*