Hong Kong aplaza un año las elecciones legislativas

Finalmente, y tal como se especulaba esta semana, las elecciones legislativas de Hong Kong quedan aplazadas por un año. La jefa del Gobierno de la ciudad autónoma china, Carrie Lam, así lo anunció ayer. Las elecciones estaban previstas para el 6 de septiembre. El argumento esgrimido ayer por Lam es el “riesgo sanitario extremo” que supone una tercera oleada de contagios del coronavirus. Pero eso no es todo.

En una comparecencia ante los medios, Lam negó las denuncias de la oposición prodemocrática de que este aplazamiento se deba a motivos políticos: “No hay ninguna causa política”, afirmó. Entre las razones para aplazar los comicios destaca el riesgo de contagio debido a la aglomeración de votantes y trabajadores en los colegios electorales o la imposibilidad para los hongkoneses residentes en el exterior de regresar para votar debido a la obligación de guardar dos semanas de cuarentena. En las últimas tres semanas se han registrado más del 70% del total de 3.272 casos confirmados por una tercera oleada de contagios, aunque el balance de fallecimientos todavía sigue siendo relativamente bajo: 27.






El Gobierno de Lam usa una vieja ley colonial para el aplazamiento y ahora todo depende de Pekín





“Imaginen que la participación es del 70%: habría tres millones de personas yendo a 615 colegios electorales a votar –dijo Lam–. Las grandes aglomeraciones de personas podrían suponer un riesgo muy alto de contagio”. Es la primera vez que las elecciones al Consejo Legislativo se retrasan desde los primeros comicios en 1985. Esta “necesaria” decisión, apuntó Lam, cuenta con el “apoyo total” del Gobierno de Pekín.

Ahora será el Comité Permanente de la Asamblea Nacional Popular (ANP, el Legislativo de Pekín) el que tome una decisión sobre cómo gestionar el vacío en el Parlamento hongkonés. Lo curioso es que, para posponer las elecciones hasta el 5 de septiembre del 2021, Lam se ha servido de una ley de poderes de emergencia promulgada hace casi un siglo, bajo la dominación colonial británica. La normativa del Parlamento hongkonés solo permite al jefe del Gobierno aplazar los comicios por un máximo de dos semanas.

Carrie Lam anunció el aplazamiento tan solo un día después de que la Comisión Electoral, con el apoyo de su Gobierno, vetase a una docena de candidatos. Entre ellos figuran algunas de las personalidades más destacadas del movimiento prodemocrático, como el jefe del Partido Cívico, Alvin Yeung, o Joshua Wong, líder de la conocida como revolución de los paraguas del 2014.

El movimiento prodemocrático y algunos de sus comentaristas políticos afines creen que el aplazamiento de las elecciones no tiene tanto que ver con la pandemia como con la intención del Gobierno –y de las autoridades de Pekín– de evitar que la oposición se haga con la mayoría de escaños en el Consejo Legislativo. Ma Ngok, profesor asociado de la Universidad China de Hong Kong y analista político, explicó a Efe: “Si la oposición consigue una mayoría habrá muchas cosas que el Gobierno no pueda hacer, lo tendrá difícil para que se aprueben sus presupuestos y otras leyes”. Tanto Lam como su gobierno están en horas bajas según los sondeos. La oposición esperaba obtener ahora una victoria tras arrasar en las elecciones de distrito de noviembre del 2019.





En otro giro, este inesperado, el fiscal general de Hong Kong, David Leung, presentó su dimisión por desavenencias con la ministra local de Justicia, Teresa Cheng. Al parecer, desde la imposición de la nueva ley de seguridad nacional –según la cual se han producido cuatro detenciones esta semana– el fiscal ha sido mantenido al margen de los procedimientos. El fiscal Leung adquirió notoriedad en el proceso a los líderes prodemocracia de las protestas del 2014.





Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*