La policía alemana que investiga la desaparición de Maddie McCann registra un terreno en Hannover | Sociedad

La policía alemana llevó a cabo esta semana una rara y espectacular intervención destinada a esclarecer el misterio que rodea la desaparición de Madelaine (Maddie) McCann, la menor inglesa que desapareció en Portugal en 2007. En una acción que llamó la atención de los medios germanos, la policía comenzó a excavar en un terreno cercano al domicilio de Christian Brückner, un alemán de 43 años, que fue identificado por la fiscalía alemana como el principal sospechoso de haber secuestrado y asesinado a la niña.

“El procedimiento se lleva a cabo en relación con nuestra investigación sobre Maddie McCann”, ha informado Julia Meyer, portavoz de la fiscalía de Braunschweig, quien ha añadido que, por ahora, no se puede dar más detalles sobre el procedimiento puesto en marcha. “La policía necesita más tiempo para terminar la investigación”, dijo.

Varios vehículos policiales acudieron al lugar y los agentes comenzaron a buscar pruebas ayudados de palas, rastrillos, perros e, incluso, una excavadora, en una acción que ha hecho creer que los sabuesos están buscando el cadáver de Maddie o algún indicio material que revele el destino de la pequeña.

Maddie tenía tres años en el momento de su desaparición en 2007 en un apartamento, mientras su familia veraneaba en la ciudad costera de Praia da Luz, en la región portuguesa del Algarve.

Las autoridades alemanas dijeron a comienzos del mes de junio pasado que habían identificado a un ciudadano alemán de 43 años como el principal sospechoso en el caso McCann y desde entonces se le está investigando como presunto autor del asesinato de la niña. Christian Brückner, que actualmente se encuentra en prisión en Alemania, pasó muchos años en Portugal, incluso en Praia da Luz, en el momento de la desaparición de McCann, y tiene dos condenas anteriores por contacto sexual con niñas y también fue acusado de haber violado a una mujer de 72 años en Portugal.

El misterio en torno a la desaparición de Maddie cobró una repentina actualidad a comienzos de junio en Alemania, cuando un alto oficial de policía pidió, en un programa de televisión, la cooperación de la población para que aportara informaciones sobre Brückner, a quien acusó de ser el principal sospechoso del secuestro y posible asesinato de Maddie.

“Asumimos que la niña está muerta”, dijo Hans Christian Wolters, un portavoz de la fiscalía de Braunschweig, cuando confirmó que las autoridades alemanas habían abierto una investigación en contra de Brückner. Sin embargo, la Fiscalía todavía no ha dado a conocer pruebas concretas que puedan involucrar al sospechoso en el caso del secuestro de Maddie.

Las autoridades alemanas tampoco han sido capaces de revelar como se produjo el secuestro de la niña, ni saben dónde supuestamente fue enterrado su cadáver. La Fiscalía tiene la sospecha de que Christian Brückner solo quería robar en el departamento alquilado por los padres de Maddie, pero cambió de opinión cuando vio a la pequeña, que dormía junto a sus hermanos mellizos, mientras sus padres cenaban con unos amigos en un bar de tapas cercano.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*