Los Ayuntamientos incurrirán en el primer déficit en casi una década | Economía

Los Ayuntamientos cerrarán este año con los primeros números rojos desde 2011, según reconoce la Autoridad Fiscal (Airef) tras analizar la ejecución presupuestaria de los municipios españoles.

Durante casi una década los alcaldes han estado acumulando ahorros hasta sumar 28.100 millones en depósitos bancarios, más que la deuda que tienen (23.200 millones). Pero la pandemia echará al traste el ejemplar trabajo de consolidación fiscal que han realizado estos años. Los aplazamientos y suspensión de impuestos que muchos Consistorios han aprobado para suavizar el golpe del parón económico provocado por la pandemia, la caída de recaudación, sobre todo de las diputaciones forales vascas, y el aumento de gasto social explican el desajuste. Estas Administraciones son las que están en primera línea, las más cercanas al ciudadano y han reaccionado aprobando medidas por importe de 1.500 millones, según la Airef.

Esta institución estima en su escenario inicial que la pandemia se controlaría a partir de mayo y a partir de ese momento se normalizaría la actividad económica. En ese caso, la institución prevé que los grandes Ayuntamientos incurrirán en un déficit de apenas 70 millones. “Las estimaciones de cierre de 2020 realizadas por las grandes corporaciones locales muestran que el grupo alcanzaría déficit este año, de en torno al 0,3% de media, agotando el superávit alcanzado en 2019, e intensificando la tendencia iniciada el año anterior de expansión del gasto corriente”, señala la Airef.

Medidas de impulso por 1.500 millones

Pero en el segundo escenario, más adverso, que contempla rebrotes durante el verano que obligarían a endurecer las medidas de confinamiento —la situación más probable, tal y como están aumentando los contagios en las últimas semanas—, los grandes Ayuntamientos registrarían un déficit de cerca de 1.700 millones.

La cifra contrasta con los casi 4.000 millones de superávit (ahorros) que registraron el año pasado. Los alcaldes estarán obligados a tomar medidas de forma inmediata en 2021. La Constitución impide a los Ayuntamientos gastar más de lo que ingresan. También la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, aprobada por el Gobierno conservador de Mariano Rajoy en lo peor de la pasada crisis financiera, impide el déficit municipal. En aquella época los mercados y las instituciones internacionales exigían a España firmeza con las comunidades autónomas y Ayuntamientos porque se habían descarriado a la hora de poner en orden sus cuentas. Desde entonces, los municipios españoles iniciaron un formidable ejercicio de saneamiento que les llevó a reducir su deuda pública y a acumular más de 28.100 millones en depósitos por los ahorros. Pero la crisis económica derivada de la pandemia y las tensiones políticas para levantar ese corsé se han tragado el superávit municipal este año.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*