“No quiero que la muerte gane”

Antonia Dell’Atte fue la protagonista de la última entrega de Lazos de sangre. La italiana ofreció, con el rostro tapado hasta que se “opere de nuevo”, una entrevista con Boris Izaguirre a modo de presentación del documental biográfico que se emitió justo después. 

La exmodelo y presentadora italiana Antonia Dell’Atte.

En ella habló de su dura infancia, de su hijo Clemente y, sobre todo, de las secuelas que dejó en ella el accidente que tuvo en la playa hace unos días y cómo este la ha cambiado. 

La modelo dijo que el arcángel San Miguel “desvió el golpe”, pues de haberle dado en cualquier otra parte del cuerpo las consecuencias habrían sido fatales. De hecho, según contó, podría haber sido un accidente “mortal”.  

Sin embargo, no lo fue, y pese a tener “80 puntos en el labio inferior, mandíbula superior con hueso roto y tres dientes arrancados“; la también presentadora, que se definió como “ave Fénix” hace una lectura positiva de lo ocurrido, asegurando que quiere volcarse en los demás. 

“Ha sido un antes y un después en mi vida. Me ha hecho reflexionar sobre que debo tener un nuevo renacimiento, una paz que quiero transmitir a la gente que está sufriendo, no quiero que la muerte gane. Sé distinguir el bien del mal. Dios me ha mandado para librar al mundo de la violencia”, reflexionó.

La entrevista estuvo cargada de espiritualidad, llegando a contar que, antes de recibir el golpe, sintió que se acercaba algo malo. “Sabía que algo de energía negativa me estaba llegando. Dije, Dios, aquí estoy yo, deja a mi Clemente libre“, dijo, en referencia al hijo que tiene con Alessandro Lequio.