Nuevas restricciones en áreas de Lisboa y facilidades a bares

El Gobierno de Portugal aprobó este jueves levantar el “deber de recogimiento” en casa impuesto en diecinueve áreas de la región de Lisboa especialmente afectadas por la pandemia de coronavirus y dar la posibilidad a bares nocturnos y discotecas de funcionar como cafés.

Las medidas, que se esperaban desde hace días, se concretaron en el Consejo de Ministros, que aprobó este alivio de las restricciones tras la mejora de los datos sobre contagios registrados en las últimas semanas.


“Estado de contingencia”





Concluye así el “deber general de recogimiento” en casa impuesto desde el 1 de julio en las diecinueve parroquias civiles -órgano administrativo un escalón por debajo del Ayuntamiento- en las que los ciudadanos sólo podían salir de sus viviendas para realizar actividades esenciales como trabajar o comprar alimentos y medicinas.





Estas zonas pasarán a partir del 1 de agosto a un nivel inferior de alerta, el “estado de contingencia”, en vigor en el resto de la región de la capital.

En esta fase se establecen restricciones horarias que determinan que la generalidad de los establecimientos debe cerrar a las 20.00 horas y los supermercados a las 22.00 y se prohíbe el consumo de alcohol en la vía pública, al tiempo que se limitan las concentraciones a un máximo de diez personas.

Estas medidas se mantienen dado que “han demostrado ser muy eficaces”, dijo en rueda de prensa la ministra de Presidencia de Portugal, Mariana Vieira da Silva, al término del consejo.


Portugal registra hoy dos muertes y 255 nuevos casos de coronavirus





Vieira da Silva anunció ligeras modificaciones para los restaurantes, que podrán permitir la entrada de clientes hasta la medianoche, si bien deberán cerrar a la 1 de la madrugada, lo que amplía su horario, y abordó otra de las cuestiones más esperadas: permitir recuperar actividad a las discotecas.

Aunque inicialmente la prensa avanzó que abrirían sus puertas, la ministra precisó que estos locales no tienen permiso para reabrir como tal, sino que ahora discotecas y bares nocturnos tienen la “posibilidad” de funcionar “como pastelerías y cafeterías, siguiendo las mismas reglas que ellos”.





Esto implica que lo harán con la obligación de cerrar a las 20.00 horas en el caso de la región de Lisboa, en estado de contingencia, lo que no se aplica en el resto de Portugal, que está en un nivel inferior, el de alerta.

En cualquier caso, todos deberán cumplir con la distancia social, lo que inutiliza las pistas de baile.

Estas sí podrán ser usadas para poner mesas, que también podrán desplegarse en el espacio exterior del que dispongan las discotecas y bares nocturnos, como una suerte de terraza.

Además, solo podrán servir algunos aperitivos ligeros, como sandwiches.

Se trata de dar “una libertad de funcionamiento” para evitar que cambien su actividad, explicó la ministra.

Portugal registra hoy dos muertes y 255 nuevos casos de coronavirus, 69 % de los cuales se concentra en la región de Lisboa.

En total, Portugal suma más de 50.000 positivos y supera los 1.700 fallecimientos por la Covid-19.





Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*