Portugal levanta el cierre de 19 barrios de Lisboa tras contener la infección

Portugal vuelve a contener el virus y levanta a partir de hoy el confinamiento suave que durante el mes de julio rigió en 19 barrios del área metropolitana de Lisboa. Ayer este país tenía una incidencia acumulada en los últimos 14 días de 29,09 casos por 100.000 habitantes. Si bien esta tasa se mantiene por encima de la barrera de 20 que se tiende a utilizar para considerar un territorio como seguro, resulta claramente inferior a los más de 50 que había hace tres semanas. Esta evolución disipa las dudas que pudo haber sobre la celebración en Lisboa a partir del día 12 de la fase final de la Champions, aunque el Gobierno siempre negó que este evento estuviese en cuestión.





Esta semana Dinamarca comunicó que dejaba sin efecto las restricciones que había impuesto a Portugal cuando a mediados de junio reabrió sus fronteras. Si bien el visto bueno danés entraña escasos efectos cuantitativos, sí que presenta una relevancia simbólica, pues se trató del primer país que incluyó a Portugal en la lista negra, lo que supuso todo un shock para el que hasta ese momento estaba considerado como un modelo de gestión en la pandemia.

El cambio de estatus acabó teniendo graves efectos económicos al suponer la exclusión del corredor turístico del Reino Unido. Se debió al descontrol que se observaba desde mayo en la evolución del virus en el área metropolitana de Lisboa, que sustituyó a la región Norte como la más afectada. Portugal ha mantenido, no obstante, un nivel de muertes por 100.000 habitantes de 17, muy inferior a los de estados de su entorno, frente a las 68 del Reino Unido, 61 de España, 58 de Italia y 46 de Francia.

Sin embargo, los brotes lisboetas dispararon la incidencia de casos acumulados en 14 días por 100.000 habitantes. Ahora esta tasa portuguesa es casi la mitad que la española, por la mejora de la primera y el reciente empeoramiento acelerado de la segunda.

En el origen de la crisis de Lisboa aparecía como un factor fundamental la falta de rastreadores para hacer el seguimiento de los casos que fueron surgiendo en algunas empresas cárnicas, de construcción y logística, así como en barrios marginales.

El refuerzo de los equipos de búsqueda de contagiados y el confinamiento suave dictado por el Gobierno, a través del llamamiento al “deber cívico” de permanecer en casa para 19 barrios de los municipios de Lisboa, Amadora, Odivelas, Loures y Sintra, generaron una mejora en la situación epidemiológica. Sin embargo, la de la región de Lisboa sigue siendo peor a la del conjunto del país, de ahí que el Gobierno luso mantenga un nivel de alerta superior en la capital, con restricciones en los horarios comerciales y de la hostelería.





Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*