Presión policial en playas y plazas de Barcelona la primera noche que el Govern prohíbe el botellón

La presión policial dificultó ayer noche hacer botellones en playas y plazas de Barcelona, el día que el Govern los había prohibido en toda Cataluña,con sanciones de entre 3.000 y 15.000 euros, como medida para evitar la propagación del coronavirus.

Los días anteriores ya había una alta presencia de agentes de la Guardia Urbana en la playa de Barcelona, pero esta madrugada algunas personas han explicado a la ACN que la presión ha sido más alta. 

Un grupo de jóvenes que hacía botellón en la playa de la Barceloneta se levantan por la llegada de un tractor de la limpieza, poco antes de la una de la madrugada.
Un grupo de jóvenes que hacía botellón en la playa de la Barceloneta se levantan por la llegada de un tractor de la limpieza, poco antes de la una de la madrugada.
ACN

En la playa de la Barceloneta, entre las diez y las once de la noche muchas familias y grupos de amigos ya se habían marchado por iniciativa propia. A medianoche, una línea policial de diez agentes hicieron marchar a los que quedaban, que eran decenas de grupos que hacían botellón. Una vez desalojados, pasaron los tractores de la limpieza.

Botellón, recurso

En la plaza Universitat y delante del MACBA algunas patrullas también hicieron echaron a grupos de jóvenes que querían beber o patinar, antes de la medianoche.