“Se acumulan las evidencias que ponen en duda la pretendida voluntad de diálogo del Gobierno español

El president de la Generalitat ha realizado una breve declaración institucional este martes por la tarde tras conocerse la decisión del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 5 de Cataluña de suspender el tercer grado concedido por la Generalitat a cinco de los políticos catalanes presos tras la sentencia del procés Oriol Junqueras, Raül Romeva, Jordi Cuixart, Joaquim Forn y Jordi Sànchez. La juez ha estimado el recurso presentado este mismo martes por la Fiscalía,

Torra ha declarado que “nos encontramos ante un nuevo ataque contra la justicia, la democracia y la libertad. Un caso más de represión contra la voluntad democrática del pueblo de Cataluña”. 

El presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixat (izquierda); el líder de ERC, Oriol Junqueras; y los exconsellers Raül Romeva y Jordi Turull (derecha) salen a las 6.55 horas de la mañana de este viernes de la prisión de Lledoners, en Sant Joan de Vilatorrada (Barcelona), por primera vez usando su clasificación en tercer grado, la semilibertad, con la que podrán pasar todo el fin de semana en casa. JORDI CUIXAT;ORIOL JUNQUERAS;RAÜL ROMEVA;JORDI TURULL;LLEDONERS;SANT JOAN DE VILATORRADA;BARCELONA. 17/7/2020

Ha vinculado la decisión de este martes a que “el poder judicial y la monarquía se tambalean en España como un castillo de cartas. Están carcomidos por dentro y buscan despistar a todo el mundo” con “el independentismo como objetivo”. 

Ha calificado esta anulación del tercer grado como  “más que una nueva invasión competencial y una intromisión escandalosa por parte de órganos que han acreditado su politización y falta de independencia”. Y lo ha definido como “un acto de venganza en la línea de los que ya nos tienen acostumbrados”. 

“Si tiene esperanza en retomar el diálogo (el Gobierno español) hará falta que antes demuestre que tiene la firme voluntad 
de parar las hostilidades contra el movimiento independentista catalán”

“Siguiendo el modelo de los estados totalitarios, como Turquía o China, la llamada justicia española propone a los líderes políticos y sociales independentistas un ‘programa de reeducación’ para que se conviertan en buenos y obedientes súbditos de la monarquía española”, ha añadido.

Torra ha asegurado que “el Gobierno español se ha vanagloriado de controlar a la Fiscalía” por lo que, “hay que suponer que la retirada del tercer grado ha pasado el control del Gobierno de socialistas, de Podemos y Comunes”.

“En todo caso, se acumulan las evidencias que ponen en duda la pretendida voluntad de diálogo del Gobierno español”, ha añadido, incluyendo una advertencia al Ejecutivo: “Si tiene esperanza en retomar el diálogo, hará falta que antes demuestre que tiene la firme voluntad de parar las hostilidades contra el movimiento independentista catalán”. 

Además, Torra ha afirmado que decisiones como esta no son ninguna “derrota”, sino que lleva al independentismo a “prepararse mejor para dejar de ser prisioneros de un Estado autoritario”.