Una esvástica nazi daña el mural al escritor republicano y socialista Max Aub de un colegio en Valencia | Cultura

Esvástica pintada en el mural dedicado a Max Aub

El mural que el colegio público de Eduación Infantil y Primaria Max Aub de Valencia le dedicó al escritor republicano ha sido objeto de un acto vandálico utilizando simbología nazi. Una esvástica ha sido pintada debajo de una frase del autor, valenciano de adopción, cuya familia judía huyó de la persecución del régimen de Hitler por media Europa. “Siento no estar con vosotros, mas creedme si os digo que lo estoy de corazón”, es la cita recogida en uno de los muros del centro educativo. Las pintadas se descubrieron el pasado viernes.

La nieta del autor de La gallina ciega, Teresa Aub ha lamentado esta tarde “el sinsentido” del acto vandálico: “Precisamente, mi abuelo era sobre todo tolerante, con una idea de justicia y libertad muy grande, socialista, sí, pero con tolerancia siempre. “La extrema derecha y los grupos neonazis están muy crecidos, muy exacerbados. El colegio, además, es de todos. No tiene pies ni cabeza”, añade la nieta. También aparecen unas pintadas de fascista en el mural sobre Max Aub (París, 1903-México, 1972), un declarado antifascista. Es la segunda vez que se ha dañado la obra realizada por el pintor local Carlos Saura en 2012 con motivo del 25 aniversario del colegio. En la primera se tachó una chapita que denunciaba los recortes sociales. Teresa Aub recuerda que su abuelo era judío y visitó kibutz en Israel, pero nunca fue una persona religiosa.

El consejero de Educación, Cultura y Deporte, Vicent Marzà, de Compromís, ha denunciado en su perfil de twitter esta pintada con el texto “la extrema derecha, blanqueada en parlamentos y medios, siempre ataca primero a los maestros y a las escuelas. No toleran el pensamiento crítico. No toleran la diversidad.” A lo que añade “Nos tendrán siempre enfrente. Ni un paso atrás”.

Hace unas semanas, el Centro de Formación de Personas Adultas, Vicent Ventura, cuya mayoría de alumnos son inmigrantes, también fue objeto de un ataque racista con pintadas insultantes, una esvástica y la figura de un mono. El rodaje de la película para televisión sobre el asesinato de Guillem Agulló también ha estado salpicado de pintadas y amenazas neonazis.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*