WarnerMedia investiga el “ambiente tóxico” y “acoso” de ‘El programa de Ellen DeGeneres’ | Televisión

El programa de Ellen DeGeneres, la reina de la amabilidad en la pantalla chica estadounidense, es objeto de una investigación tras recibir múltiples quejas de los empleados durante la pandemia. WarnerMedia, el conglomerado mediático que produce The Ellen DeGeneres Show, ha encargado una pesquisa independiente, según ha publicado Variety. Existe una sombra sobre la cultura laboral tóxica dentro del programa que este año se ha extendido luego de una serie de denuncias de empleados antiguos y actuales que van desde comentarios racistas y hasta diferentes formas de acoso profesional. Ahora será una firma externa la que entrevistará a los involucrados para recoger sus experiencias.

En marzo, el cómico Kevin Porter invitó a los usuarios de Twitter a que compartieran las historias “más locas” sobre el lado oscuro de la comediante. El tuit recibió miles y miles de respuestas sin verificar. El tema, que ha sido uno de esos eternos rumores del mundo del entretenimiento, se volvió más serio cuando Variety ya publicó las quejas de trabajadores del programa por las condiciones laborales durante el confinamiento por el coronavirus. Denunciaron la mala comunicación interna y que se les había dicho que les reducirían el salario durante el periodo inicial de la pandemia a pesar de que el programa había contratado personal nuevo para poner en marcha la versión confinada del espacio, que se emitía desde la casa de la presentadora en Los Ángeles.

A mediados de julio el asunto fue un paso más adelante. El portal BuzzFeed hizo públicas las quejas de 10 extrabajadores y un empleado actual en las que hablaban de un ambiente laboral racista e intimidante. Algunos dijeron que los despidieron por tomarse una licencia médica o ir a un funeral. Un afroamericano contó que uno de los escritores del programa le había dicho: “Lo siento, solo sé los nombres de los blancos que trabajan aquí”. Los testimonios atribuyeron la mayor parte de la culpa a tres de los productores ejecutivos del programa: Ed Glavin, Mary Connelly y Andy Lassner.

“Lamentamos profundamente saber que una persona de nuestra producción ha tenido una mala experiencia. No somos así y no es quienes queremos ser, y no es la misión que Ellen nos ha dado”, dijeron entonces desde la producción del espacio, que también quisieron aclarar que la responsabilidad del día a día en el programa es de sus productores. “Nos tomamos todo esto muy en serio y nos damos cuenta de que, como muchos en el mundo, están aprendiendo en estos días, necesitamos hacerlo mejor, estamos comprometidos en hacerlo mejor y lo haremos mejor”, añadieron.

El programa de Ellen DeGeneres, en emisión desde 2003 y que acumula 171 nominaciones a los premios Emmy, es uno de los espacios más exitosos de la televisión estadounidense. A diario cerca dos millones y medios de personas lo sintonizan, principalmente mujeres entre 25 y 54 años. La presentadora, icono de la comunidad LGTB, además de poner fuertes dosis de humor a la mañana, invita a la gente a ser amables unos con otros. El año pasado la segunda presentadora mejor pagada de la televisión estadounidense firmó un contrato para continuar con el programa hasta 2022. DeGeneres gana 60 millones de dólares por presentar el espacio que lleva su nombre, un monto solo inferior al de la juez Judy Sheindlin, según el listado de Forbes.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*